¿En qué se diferencia un crédito y un préstamo bancario?

Diferencia entre prestamos y creditos

Préstamos y créditos son dos productos financieros distintos.

Un préstamo es la operación financiera en la que una entidad o persona (prestamista) entrega otra (el prestatario) una cantidad fija de dinero al comienzo de la operación, con la condición de restituir esa cantidad junto con los intereses pactados en un plazo determinado. La devolución (amortización) del préstamo normalmente se realiza mediante unas cuotas regulares (mensuales, trimestrales, semestrales…) a lo largo de ese plazo. Por lo tanto, la operación tiene una vida determinada. Los intereses se cobran sobre el total del dinero prestado.
Un crédito es la cantidad de dinero, con un límite fijado, que una entidad pone a disposición de un cliente. Al cliente no se le entrega esa cantidad de inmediato al inicio de la operación, sino que podrá utilizarla según sus necesidades, utilizando una cuenta o una tarjeta de crédito. Es decir, la entidad realiza entregas parciales a petición del cliente. Puede ser que el cliente disponga de todo el dinero concedido, o sólo una parte o nada. Sólo se pagan intereses por el dinero del que haya dispuesto, aunque suele cobrarse además una comisión mínima sobre el saldo no dispuesto.

Diferencias a considerar para elegir ENTRE CRÉDITO Y PRÉSTAMO.

  • Intereses. Con el préstamo solo pagamos un tipo de interés, el proporcional al dinero que tomamos prestado en el momento del acuerdo, y se paga regularmente hasta devolver el dinero.
    En el caso del crédito se paga un interés puntual que corresponde a un porcentaje del dinero del que hacemos uso en un momento concreto
  • Importe. El préstamo suele usarse para tener acceso a grandes cantidades de dinero, sea para financiar la compra de una casa, de un coche o de un proyecto que estamos emprendiendo, pero casi siempre suele ser un gasto planificado.Esto hace que el total del interés sea también más alto.
    Al crédito se recurre generalmente para sumas de dinero más pequeñas, cuando es necesario hacer frente a gastos inesperados. cubrir los desfases entre cobros y pagos de las empresas.
  • Devolución. El préstamo suele ser un producto financiero a largo plazo, para financiar gastos con un plazo mayor estipulado de devolución del dinero prestado.

Con el crédito se suelen adquirir sumas de dinero puntuales cuyos plazos de devolución son más cortos.

La normativa aplicable a estos contratos varía en función de si la operación se realiza a nivel empresarial o consumidor, entendiendo la normativa por consumidor las personas físicas y jurídicas que actúan en un ámbito ajeno a su actividad empresarial o profesional, mientras que son contratos mercantiles aquellos celebrados entre la entidad prestamista y una empresa, cuando ese dinero se destina a la actividad empresarial.

Desde CUELLO ABOGADOS aconsejamos que analicen su caso previamente antes de elegir entre crédito o préstamo, evitarán posibles problemas en el futuro. Si desean asesoramiento, no duden en ponerse en contacto con nosotros.