Responsabilidad civil por accidentes en la práctica amateur del esquí

Reclamación en accidentes

El esquí es considerado como una práctica deportiva peligrosa y que comporta un riesgo en si misma que el esquiador asume al practicarlo.

Las estaciones de esquí españolas asociadas en ATUDEM aprobaron un nuevo Reglamento de Funcionamiento de las Estaciones de Esquí que refleja el cambio en la práctica y los accidentes que se producen en las pistas. El Reglamento de ATUDEM insiste en el riesgo que sume el esquiador y en su responsabilidad por los accidentes causados por una actuación negligente, es decir, cuando asume riesgos por falta de su preparación y pericia.

El reglamento define como riesgo Inherente que debe asumir el esquiador que libremente accede a ella. Cuando se den las siguientes circunstancias:

  • Las condiciones meteorológicas y sus posibles cambios.
  • Las condiciones de la nieve tales como hielo, nieve dura, nieve costra, nieve polvo, nieve venteada, nieve primavera, nieve artificial, nieve pisada o no pisada y los cambios que en el estado de dicha nieve pudieran producirse.
  • Las condiciones del terreno en su superficie y el subsuelo tales como calvas, matojos, piedras, ríos, riachuelos, árboles y otros objetos naturales y la colisión con dichos objetos.
  • Impactos contra objetos o construcciones no naturales tales como pilonas, señales, postes, paravientos, vallas, pancartas, cerramientos, hidrantes, cañones de nieve, puentes, canalizaciones y otras estructuras artificiales y sus componentes, cuya instalación por la estación en el interior de las pistas o sus proximidades resulta consustancial para la preparación y acondicionamiento de las mismas.
  • Variaciones en la superficie del terreno, ya sea natural o como resultado del diseño de las pistas, de la innivación artificial o del pisado de estas incluyendo, aunque no de manera limitada, los caminos en la nieve u otras modificaciones del terreno. Las caídas de los esquiadores y las colisiones con otros esquiadores.

En el esquí, las caídas con resultado de lesiones son asumidas como una posibilidad por quienes practican este deporte. Del mismo modo Las escuelas de esquí, profesores y entrenadores deben de instruir a sus alumnos como esquiar con seguridad, lo que significa enseñar la técnica del esquí y las normas de conducta para esquiadores. Teniendo muy presente las medidas de seguridad y disponiendo los medios necesarios para evitar situaciones de peligro porque quien crea una fuente de riesgo tiene el deber jurídico, es decir la obligación de adoptar medidas para evitarlos.

La responsabilidad de los accidentes de esquí depende de las circunstancias de cada caso. Por tanto y si nos encontrásemos ante una reclamación civil o penal por un accidente sufrido mientras esquiamos lo primero que hay que determinar y acreditar es quien es el causante del accidente y si tuvo la culpa, negligencia o una actuación imprudente (por ejemplo, por descender a velocidad inadecuada o por hacerlo muy próximo al otro o sin prestar la debida atención a las condiciones de la pista lo que provocó la colisión). En este sentido, es importante determinar la prioridad entre esquiadores como que “el esquiador que está delante tiene preferencia. El esquiador que se desliza por detrás de otro en la misma dirección debe mantener una distancia de seguridad suficiente entre él y el otro esquiador, asegurando una zona de movimiento sin peligro para sí mismo o para terceros.

También puede haber responsabilidad de las escuelas de esquí y del monitor, o de las estaciones de esquí por la inseguridad de las instalaciones o por mal funcionamiento de sus remontes (telesquí, telesillas, telecabinas), o por omisión de protección.

La responsabilidad de la estación suele ceñirse a las obligaciones de prevención y seguridad que impidan la creación de un riesgo mayor al asumido, entendida como minimizar los peligros de la montaña y se concreta según el lugar en que se practique el esquí.

  • En las pistas balizadas y enlaces de pista, la Estación es responsable de balizar, señalizar y dotar con unos servicios de socorro ocupándose de la localización, primeros auxilios y evacuación del os accidentados.
  • En los itinerarios de esquí, debidamente señalizados por la estación (recorridos no preparados ni controlados por la estación), aptos solo para esquiadores expertos, los daños sufridos en ellos son de exclusiva responsabilidad del esquiador.
  • En el esquí fuera de pista, el deportista será responsable de los daños sufridos en la misma. La Estación únicamente asume el deber de información de los riesgos de avalancha y de esquiar fuera de pista.

En estos dos últimos casos, en caso de accidente la estación pondrá a disposición de las autoridades competentes y siempre que ello sea posible los medios del equipo de rescate para socorrer a terceros, siempre que no exista riesgo para dicho personal ni quede desatendido el servicio de rescate de la estación. Los gastos ocasionados por rescate, salvamento, etc.. cada estación decidirá libremente si repercute el coste de los servicios de socorro al accidentado.

Si la Estación no ha cumplido con sus obligaciones y como consecuencia de ello, hemos sufrido algún daño, podemos realizar una reclamación contra ella (burofax o a través de la Hoja de Reclamaciones) o incluso en vía judicial.

En CUELLO ABOGADOS estamos para ayudarle, y ofrecemos nuestros servicios de asesoramiento y reclamación ante los tribunales.