¿En qué situaciones la plusvalía municipal es reclamable?

IMPUESTO

La Plusvalía Municipal es un impuesto municipal que grava el incremento de valor que experimentan los terrenos urbanos a consecuencia de la transmisión de la propiedad mediante compraventas, donaciones o herencias. En la actualidad, únicamente en el caso de donaciones, paga el impuesto quien se ve favorecido por la donación; pero en el resto de casos, el impuesto lo debe abonar el transmitente, tanto si la operación le ocasionara ganancias o pérdidas.

Pues es en este último supuesto cuando se plantea la disyuntiva: si es un impuesto que grava el incremento del valor de los inmuebles, ¿qué ocurre en casos de ventas que suponen pérdidas, o qué ocurre en los casos de ejecución hipotecaria o dación en pago?.

El ayuntamiento no tiene en cuenta este factor, toma de base el valor catastral del suelo y lo multiplica por un coeficiente en función del número de años que se ha estado en posesión del bien, sin tener en cuenta si esta propiedad ha ocasionado pérdidas o ganancias. En el caso de aquellos que tuvieron que vender sus inmuebles asumiendo pérdidas, o incluso que perdieron sus casas, cuando denunciaron ante los tribunales esta situación, la Justicia les ha dado la razón.

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña 805/2013 de 18 de julio señalaba que afirma que “la ausencia objetiva de incremento de valor dará lugar a la no sujeción al impuesto”. Y ello porque es objeto de gravamen el incremento de valor, el cual lógicamente no se produce cuando la transmisión ha ocasionado pérdidas para quien lo transmite. En el mismo sentido se han pronunciado las Sentencias dictadas por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de fechas 10 y 28 de junio de 2016. Estas sentencias están permitiendo a los ciudadanos que se vieron en estas situaciones poder recuperar el dinero que abonaron injustamente.

Si usted se encuentra en esta situación, contacte con CUELLO ABOGADOS, y le ayudaremos a recuperar el dinero que pagó al Ayuntamiento injustamente por la transmisión de un inmueble que le supuso pérdidas.