DERECHO DE USO DE VIVIENDA FAMILIAR TRAS EL DIVORCIO

La Sentencia de la Sala Primera del Alto Tribunal confirma el fallo dictado por la Audiencia Provincial de Valladolid y desestima el recurso de la Fiscalía, que entendía debía prevalecer el interés del menor sobre el de los progenitores. El Tribunal Supremo ha establecido que el padre o la madre divorciada que viva en la casa familiar con los hijos menores de ambos pierde el derecho de uso de la vivienda en el momento en el que una nueva pareja pase a vivir de manera estable con ellos.El Supremo considera así que el hecho de que una nueva pareja entre a vivir en el domicilio hace que esa vivienda pierda la condición de “familiar”, aunque en ella sigan viviendo los hijos “ La entrada de una tercera persona en el ámbito sentimental (…) hace perder a la vivienda su antigua naturaleza de familiar por servir en su uso a una distinta y diferente” señala la sentencia recurrida en el caso del divorcio de una pareja de Valladolid: cuando el ex marido demandó a la esposa a cargo de los dos menores que residía en la vivienda familiar, solicitó que se extinguiera el derecho de ella a vivir en ese hogar ya que convivía con una tercera persona, petición que fue estimada por el Juzgado de Valladolid y ahora ha sido ratificada en casación por el Alto Tribunal.La introducción de una tercera persona que mantenga una relación estable con el progenitor custodio y beneficiario del domicilio familiar cambia el estatus de ese domicilio afectando también a aspectos tales como la pensión compensatoria ya que esa nueva circunstancia introduce elementos distintos de valoración de los que se tuvieron en cuenta en el momento. Por tanto, el derecho de uso de la vivienda familiar se mantiene mientras que conserve ese carácter familiar.