Accidentes de tráfico: mitos y leyendas

Reclamaciones de tráfico

Existen ciertos mitos o leyendas comúnmente aceptadas en nuestra sociedad con respecto a los accidentes de tráfico, respecto de los cuales, en el presente artículo tratamos de aclarar qué de verdad hay en ellos.

Es obligatorio que la compañía asuma el pago de honorarios del abogado designado por el asegurado.

El asegurado tiene derecho en todo caso a elegir a su abogado, y en defecto de que designar un abogado particular, le defenderá el abogado de la propia compañía aseguradora. Ahora bien, en función de si es o no el responsable del accidente, los honorarios del letrado designado libremente por el asegurado serán de cargo de la compañía o los deberá abonar el propio asegurado.

Así pues, siempre que no sea responsable del accidente, los honorarios del abogado particular serán satisfechos por la aseguradora siempre que la póliza incluya la cobertura de defensa jurídica y hasta el límite pactado en la póliza.

Si el asegurado es el causante del siniestro, la aseguradora no asumirá el coste del letrado designado por el propio asegurado, debiendo asumir éste el coste del letrado.

Si choco por detrás con un vehículo que ha frenado de golpe, tengo derecho a indemnización.

Un siniestro muy habitual sucede cuando el coche que nos precede frena en seco, no pudiendo reaccionar a tiempo el coche que le sigue, produciéndose el choque. Sin embargo, el causante de dicho siniestro no es el vehículo que frena de golpe, sino el vehículo que impacta y que sigue al coche que ha frenado en seco. El motivo en estos casos es el exceso de velocidad del vehículo que impacta por detrás y/o no guardar la suficiente distancia de seguridad con el vehículo que nos precede. Por ello, en este caso, el conductor del vehículo que impacta no tiene derecho a indemnización, por ser el causante del siniestro.

Si no estoy trabajando no puedo cobrar indemnización.

En nuestro sistema legal las lesiones por accidente de tráfico se indemnizan, aunque el perjudicado no se encuentre trabajando ya que se trata de resarcir el daño o perjuicio sufrido con independencia de la situación laboral del lesionado.

Si sufro lesiones por culpa de un familiar no tengo derecho a reclamar

Nuestra legislación sólo contempla que no se pueda percibir indemnización en estos casos y con cargo al seguro obligatorio en los supuestos de daños a objetos titularidad de parientes hasta el tercer grado de consanguinidad del conductor, pero no en lo referido a las lesiones, que serán siempre reclamables con independencia de nuestro grado de relación con el causante de las mismas o bien con el conductor del vehículo en el que viajemos con la excepción de determinados supuestos llamados de fuerza mayor o culpa exclusiva de la víctima.

Todos los casos son iguales

La mayoría conocemos a alguien que ha sufrido un accidente y pensamos que si tenemos la misma lesión o el siniestro sucedió de forma similar que un conocido, obtendremos la misma indemnización. Cada caso es único, así como lo es cada persona. Por lo que dos personas pueden sufrir el mismo accidente, la misma lesión y recibir indemnizaciones completamente distintas. ¿Por qué? Cada persona requiere un tiempo diferente para la estabilización de sus lesiones, y además puede que dicha lesión deje una secuela en una persona y en otras no.

Si me golpean y se dan a la fuga no puedo reclamar indemnización

En estos casos, el Consorcio de Seguros se hace cargo de la indemnización de las víctimas de accidentes de tráfico por coches que se dan a la fuga o no tienen seguro. Sin embargo, en estos casos es muy importante llamar de inmediato a la Guardia Civil o la policía para que elaboren el atestado, si en el accidente puedes anotar la matrícula del coche o modelo y color, tu reclamación será mucho más fácil.

En CUELLO ABOGADOS estamos para ayudarle, y ofrecemos nuestros servicios de asesoramiento y reclamación ante los tribunales.