ABOGADO GENERAL DE LA UE: intereses de demora en los prestamos hipotecarios

Los antecedentes se remontan ante el juzgado de primera instancia de Barcelona nº38, ante una petición de decisión prejudicial asunto C96/16.
Recordar antes de proseguir con el caso, que “la compatibilidad entre la directiva 93/13 sobre las clausulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, con el derecho de la unión, es un derecho jurisdiccional nacional según el cual, las clausulas no negociadas en los contratos de préstamos se presumen de abusivas cuando los tipos de interés de demora fijados en la misma supera los dos puntos porcentuales a los intereses ordinarios. Por lo que deberán extraerse determinadas consecuencias en préstamos de garantía real y préstamos hipotecarios”.
En relación al caso dos consumidores suscribieron dos contratos de préstamo en el que los intereses de demora diferían de los ordinarios en 10 puntos y 12. El Banco Santander ante el impago de las cuotas mensuales declaró el vencimiento anticipado de estos contratos y presentó ante el juzgado una demanda de ejecución de crédito frente a los consumidores. El giro se produce, cuando el banco Santander cede el crédito a un tercero mediante escritura pública para que este suceda al Banco Santander en el proceso de ejecución. El Juez de Barcelona duda sobre la compatibilidad con la Directiva de una práctica empresarial sobre la cesión o compra de créditos sin cláusula contractual y sobre las circunstancias que deben tomarse para examinar el carácter abusivo del tipo de interés de demora aplicable.
Según la jurisprudencia del Tribunal Supremo, una cláusula no negociada de un contrato de préstamo sin garantía real, debe de considerarse abusiva cuando ese tipo de interés exceda en más de dos puntos porcentuales del interés ordinario pactado en el contrato. A estos efectos el juez de Barcelona considera que al seguirse devengando los intereses ordinarios hasta el pago completo de lo adeduado, cuando la cláusula de interés de demora se declare abusiva, obliga al juez nacional a modificar el contenido del contrato.
La segunda petición de decisión prejudicial fue acerca del asunto C94/17 planteada por el Tribunal Supremo en el que un consumidor celebró con la Caja de Ahorros del Mediterráneo un contrato de préstamo hipotecario para la adquisición de vivienda familiar. Este consumidor interpone demanda al considerar abusivos los intereses moratorios. El abogado General Wahl propone al Tribunal de Justicia que responda al Juez de Barcelona que la directiva no se opone a la práctica de ceder o comprar créditos sin que el consumidor tenga la posibilidad de extinguir la deuda pagando al cesionario la cesión, más intereses, costas y gastos. Y añade que el hecho de que la cesión se haga a favor de un “fondo buitre” por un precio inferior respecto del inicial carece de incidencia sobre la propia naturaleza de la obligación contractual que recae sobre el consumidor, no modificando el contenido y alcance de las obligaciones del deudor consumidor. Así pues el Abogado General ante la declaración abusiva de las cláusulas no negociadas de un contrato de préstamo sin garantía real C96/16 e hipotecario C94/17, considera determinante de cara a la efectividad de la directiva, que no quede negativamente afectada la facultad de los jueces nacionales para declarar abusivas las cláusulas contractuales sometidas a su examen. El Abogado general concluye que la directiva no se opondrá a que la cláusula que fija el tipo de los intereses ordinarios siga aplicándose hasta el pago integro de la deuda y que esta solución implique, que el juez nacional deje exclusivamente de aplicar esa cláusula manteniendo la validez de las demás clausulas de contrato en especial la de los tipos de interés ordinarios y que no sustituya la clausula de demora legal aplicable a falta de pacto entre las partes del contrato.

Compartelo:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn